Una visión sobre la paradoja de Fermi

Dejé este comentario en el foro de la web Astroseti. Pensé que valía la pena publicarlo también aquí:

Según la paradoja de Fermi, dada la cantidad de indicios y de datos que apuntan a la existencia de otras civilizaciones en nuestra galaxia, resulta incomprensible que hasta ahora no hayamos encontrado una sola señal al respecto. A mi ver, existe un problema desde el principio con el planteamiento de la paradoja; ¿Esa vida que encontraremos en la galaxia estará igual o más desarrollada que la nuestra? Parece difícil de creer que si existe vida inteligente a nuestro alrededor, ésta se haya desarrollado en todos sus casos al mismo tiempo que nosotros, hasta el punto de que nos encontremos todos en el mismo nivel evolutivo. Parece lógico pensar que en algunos casos, por ejemplo, la vida se desarrolló hace tiempo en planetas más antiguos que el nuestro y que, por tanto, ya pasaron por su etapa `homo sapiens´ (aunque no se traten en su caso de homos, ni de mamíferos, tal vez ni siquiera de, propiamente, animales… ); en ese caso, tendríamos que preguntarnos: ¿Qué relación tendría esa especie superior con su entorno, incluido nosotros? Resulta difícil responder a esto, lo que conlleva a que sea difícl desentrañar la paradoja.

En cualquier caso, es lícito preguntarse cómo es que no hemos dado con rastros de vida inteligente con nuestro mismo nivel evolutivo. Yo, personalmente, soy un firme creyente del principio de mediocridad, según el cual, nada de lo que rodea al hombre, ni siquiera el hombre mismo, es un caso particular de entre los fenómenos del Universo. Lo que ocurre aquí, es lo mismo que lo que puede ocurrir en otra estrella, de otra galaxia, de otro grupo local, de otro supercúmulo, solo que con variantes… Tal como lo veo, al igual que ocurre en nuestro planeta, a medida que abrimos la perspectiva alrededor de un elemento geográfico determinado, este elemento se encuentra en esos alrededores reproducido (no solo una provincia sino muchas provincias; no solo una isla sino muchas islas; no solo un continente sino muchos continentes…). Lo mismo ocurre (debería ocurrir) con nuestro Sistema Solar; a nuestro alrededor las estrellas son la norma común, las estrellas con sistemas planetarios algo menos común pero también habituales, los sistemas con regiones de habitabilidad y planetas rocosos menos habituales que los anteriores, y los planetas habitados con vida inteligente la excepción. Las probabilidades de encontrarnos con algunos de estos elementos aumenta con el espacio: 10 años-luz a la redonda, es probable que encontremos tantas estrellas, tantos Sistemas planetaros y tantos planetas rocosos; en 20 años-luz, tantas más estrellas, sistemas planetarios, y, además, planetas rocosos en regiones de habitabilidad; en 50 años-luz, tantos estrellas, sistemas, y planetas deshabitados y también habitados; en 200 años- luz en redondo, tantos de estos elementos junto con planetas con vida desarrollada, tal vez inteligente… ¿Por qué no hemos dado con ellos? Pensemos en porqué ellos no habrían podido dar con nosotros; ¿Qué probabilidades hay de encontrar vida inteligente con un nivel intelectual y técnico similar al nuestro en 400 años-luz en redondo? Supongamos que pocas. Supongamos que hay una nada más. Esa civilización se encuentra dentro de un radio de 400 años-luz, lo que significa que que podría estar a 300 años-luz de distancia de nosotros. Si tiene nuestra capacidad óptica, a esa distancia no puede observar nuestro planeta y divisar la señales que deja la luz eléctrica de nuestras ciudades. Tendría la capacidad de detectar nuestras emisiones de radio, pero ¿Cuánto tiempo lleva nuestra especie emitiendo ondas de radio artificiales? Parece lógico pensar que si el hombre solo ha emitido señales de radio en los últimos cien años aproximadamente, esas señales se encuentran ahora a cien años-luz de nosotros y que por tanto quedarían todavía 200 años-luz hasta que les llegaran las primera retransmisiones. En cuanto a la posibilidad de que se encontrasen con algunos de nuestros artefactos espaciales, ninguno de ellos se encuentran a 300 años-luz de distancia de manera que les sería imposible divisarlos. Se me ocurre que podrían detectarnos a partir de las posibles señales que pueda dejar nuestras emisiones químicas por espectrometría, pero para esto tendrían que haber detectado previamente al planeta y saber reconocer una emisión como propia de una civilización desarrollada e inteligente, (bueno, o no tanto; CO2, CFC´s…]); además, sigue quedando el problema de la distancia y la velocidad de la emisión.

Si, por todo esto, la civilización que hipotéticamente se encuentra más proximamente a nosotros no ha sido capaz de encontrarnos, ¿Por qué íbamos a hacerlo nosotros? Opino que las probabilidades de que dos civilizaciones de un mismo espacio de la galaxia se encuentren depende de la distancia que los separa y del tiempo que tengan de desarrollo. Encontrar una civilización cercana y que lleve mucho tiempo desarrollada es muy improbable, por eso no hemos dado con ellos. Es mucho más probable encontrarlas en todo el espacio de la galaxia, por ejemplo, pero en ese caso tal vez se encuentren a decenas de miles de años-luz, y sus señales se encuentren ahora de camino, muy lejos. A más espacio más probabilidad de que se hallen, pero también más dificultad de que contacten, tal vez por eso no los hemos encontrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: